miércoles

Medallas con valor intrínseco


Si has llegado hasta aquí… ¡Felicidades! ¡Has desbloqueado el resto del post! Sigue leyendo para ganar tu medalla a la constancia.

Supongo que la frase anterior no te habrá resultado especialmente motivadora. Sin embargo, te sorprendería la ingente cantidad de diseños “gamificados” que cruzan los dedos para que este tipo de estrategias (posiblemente mejor disfrazadas) les permitan acceder al Nirvana del compromiso del cliente, alumno o empleado.

Ya he hablado en otros sitios de lo poco que me gustan las medallas como elemento de juego. Entiendo su necesidad cuando tienen lógica dentro del contexto general del sistema, pero la mayoría de las veces su presencia resulta invasiva, más una interrupción que un refuerzo a continuar jugando. Esto es especialmente cierto cuando ya has participado en varios proyectos gamificados, de la misma forma que el asesor comercial veterano no se siente especialmente motivado por un ranking de comerciales (A no ser que incluya recompensas extrínsecas, claro).
Medallas y compromiso... No es algo nuevo
¿Generan "compromiso" las medallas, insignias y equivalentes?

Depende de lo que llames compromiso. Si hablamos de compromiso a largo plazo, no existen todavía estudios que demuestren algo más que un incremento puntual del efecto llamada (ni siquiera en FourSquare), o al menos yo no los conozco. Es por tanto una herramienta valiosa en la fase de embarque (el primer ciclo de vida del jugador, si seguimos el modelo de Amy Jo Kim) o si tu intención es ganar un pico visitas en tu web, pero no recomiendo basar nuestro sistema en ellas si tu modelo de negocio se basa en unas relaciones cliente proveedor a medio plazo.

¿Permiten medir la "progresión"?

Probablemente si. Pero, de nuevo, creo que es una función colateral. Si tu objetivo es medir el avance del usuario existen otras mecánicas mucho más adecuadas, estéticamente similares y más sencillas de implementar (Montar un sistema de medallas solo para medir la progresión es como matar moscas a cañonazos). Además, el valor de repetición de una mecánica como las medallas es muy bajo comparado con otras mecánicas, lo que quiere decir que salvo contadas excepciones es muy difícil generar la misma cantidad de emoción positiva con cada medalla sucesiva.

Entonces...

¿Me estás diciendo que las medallas no valen para nada en jugadores más veteranos?

No. Ya he dejado claro que como mecánica no me gusta el uso que se le está dando (Llegados a este punto, eres libre de llamarme "pesado" y cosas peores), sin embargo creo que pueden aportar valor al usuario en cuestiones mucho más relevantes que las anteriormente citadas:

Creo que podrían facilitar la construcción de la imagen digital del usuario avanzado. No he encontrado hechos que demuestren que las personas busquen coleccionar TODAS las medallas de un sistema. De hecho el valor motivacional, el atractivo y la sensación positiva que genera una medalla depende del grado de fidelidad con que refleja la imagen que el jugador tiene de sí mismo. Por tanto el usuario "farda" de aquellas medallas que transmiten las características que él valora, usando dichos elementos como fichas de LEGO para construir su máscara frente a los demás jugadores.

Imagen Digital "gamificada" de Arnold
Como consecuencia de lo anterior, propongo una segunda hipótesis: Si permitimos al jugador ver toda la gama de medallas posibles, este realizará aquellas acciones encaminadas a obtener las medallas que perciba como más deseables individual y socialmente. Incluso si no están “a la vuelta de la esquina”. ¿Modificar la conducta gracias a esta mecánica? Posible. En especial si no se usan 

Otro valor de las medallas para jugadores veteranos es convertirlas en un juguete. De esta forma puedes “permitirte el lujo” de no ligarlas de manera robusta dentro de la lógica del resto de elementos. ¿Cómo vuelves una medalla un juguete? Permite personalizarla, permite trastear con ella. Da plena libertad para regalarla, darle la vuelta, cambiarla hasta hacerla irreconocible. Al fin y al cabo, una de las cosas que diferencia un juguete de un juego es que con el primero no hay reglas más allá de las que dicte tu imaginación y el placer de la manipulación.

Estos tres beneficios de las medallas (identidad digital, focalización de la conducta y manipulación) convierten una mecánica eminentemente extrínseca en algo mucho más interno. Y todos sabemos que la motivación intrínseca es más duradera y efectiva.

Conclusión
Sigo reflexionando sobre la forma de hacer mecánicas más duraderas en el tiempo. ¿Por qué? Este ejercicio mental es “culpa” de Sergio (alias @gamkt) y su post sobre los obstáculos en los sistemas gamificados y las mecánicas que aporten valor infinito al usuario (y porque me gusta el tema, que demonios).

¡Ah! Casi se me olvidaba: Si has llegado hasta aquí, ten por seguro que te has ganado la medalla a la Constancia (así, con Mayúscula, que parece Más Importante):

¿Más constante que Bowser?
¡Feliz juego!